Boris Johnson se enfrenta al doble veredicto de los votantes

El primer ministro defiende las deportaciones de inmigrantes en la cumbre de la Mancomunidad de Naciones en Ruanda Leer

Boris Johnson se enfrenta al doble veredicto de los votantes

El primer ministro defiende las deportaciones de inmigrantes en la cumbre de la Mancomunidad de Naciones en Ruanda Leer

Reino Unido El Tribunal Europeo de Derechos Humanos frustra la deportación de refugiados a Ruanda Unión Europea Bruselas da dos meses a Reino Unido para rectificar antes de ir al Tribunal de Justicia de la UE

Boris Johnson se enfrenta al doble veredicto de los votantes en las elecciones especiales en el norte industrial y el sur rural de Inglaterra, donde el Partido Conservador podría perder dos simbólicos escaños y reactivar la rebelión interna contra el ‘premier’, que ha intentado dejar atrás su problemas domésticos con un visita relámpago a Ruanda.

«Tenemos que evitar las actitudes condescendientes hacia Ruanda y entender todo lo que puede ofrecer nuestra colaboración», ha declarado Johnson en el momento de defender su plan para la deportación de inmigrantes pendientes de asilo al país africano.

«Nuestra política es sensata y comedida, y se trata de un plan para acabar con el grotesco abuso de la gente inocente que cruza el Canal de la Mancha», ha agregado el ‘premier’, antes de su encuentro con el presidente Paul Kagame y en el contexto de la cumbre de Mancomunidad de Naciones.

El Príncipe Carlos, que ha calificado en privado como «espantoso» el plan para las deportaciones a Ruanda, se encuentra también en la capital Kigali y compartirá honores con el ‘premier’ durante la cumbre. Johnson ha eludido de antemano la polémica alegando «no tener constancia» de la críticas a su plan por parte del Príncipe de Gales y ha reiterado que «es un momento emocionante para estar en Ruanda» en el reencuentro de los 54 países de la Commonwealth, tras la pausa forzada por la pandemia.

El líder conservador seguirá de lejos las evoluciones de las dos elecciones especiales en Wakefield y en Tiverton y Honiton, consciente de que la caída de su popularidad por el ‘Partygate’ puede pasarle factura al partido. Las dos elecciones se convocaron por los escándalos en que se vieron implicados dos diputados ‘tories’: Imran Ahmad Khan (acusado de asalto sexual a un adolescente de 15 años) y Neil Parish (que admitió haber visto pornografía en su móvil en su escaño en la Cámara de los Comunes).

Escándalo del ‘Partygate’

El candidato laborista Simon Lightwood despunta como gran favorito en Wakefield, donde se libraba la batalla simbólica del «muro rojo». Boris Johnson consolidó allí su mayoría, arrebatando escaños a los laboristas en sus propios bastiones. La pérdida de ese escaño podrían ser un indicador de cómo los ‘tories’ están volviendo a perder el apoyo en el norte industrial pro-Brexit, por las promesas incumplidas para «nivelar hacia arriba» el país y en plena crisis del coste de la vida.

En Tiverton y Honiton, el liberal-demócrata Richard Foord disputa un mano a mano con la conservadora Helen Hurford, prácticamente empatados en las encuestas. El contexto allí es muy distinto: el ‘premier’ se enfrenta a la preocupación de las comunidades rurales por su reforma agraria, por el aumento de los precios de la energía y por la escasa mano de obra.

Una doble derrota de los ‘tories’ podría poner a Boris Johnson nuevamente en una posición muy comprometida, apenas dos semanas después de la moción de censura en la que votaron contra él el 41% de sus diputados. Aun así, en una entrevista concedida a EL MUNDO, Il Corriere della Sera, Le Monde y Süddeutsche Zeitung, el líder conservador ha reiterado su intención de «liderar mi partido hasta la victoria» en las próximas elecciones generales del 2024.

Las elecciones especiales del 23-J se celebran en el sexto aniversario del voto a favor del Brexit y en la segunda jornada de la mayor huelga de trenes de los últimos 40 años, con el país semiparalizado por los paros secundados por unos 40.000 trabajadores. El líder la oposición laborista, Keir Starmer, ha acusado a Boris Johnson de «no haber movido un dedo» por evitar la huelga, en medio de un creciente malestar social ante lo que algunos analistas han bautizado ya como «el verano del descontento».

Entre tanto, un sondeo realizado entre europeos de 22 países miembros de la UE y residentes en el Reino Unido, ha revelado el profundo impacto del Brexit. «La narrativa oficial quiere hacernos creer que la gente ha pasado de página, pero la realidad es que para los ciudadanos europeos se trata de una herida abierta«, asegura a ‘The Guardia’n el profesor Nando Sigona, de la Universidad de Birmingham, autor del estudio.

El 89% de los encuestados asegura que su opinión sobre el Reino Unido ha cambiado sustancialmente en estos seis años. Aunque el 72% admite tener aún un «vínculo emocional» con las islas británicas, las respuestas negativas de «frustración», «traición», «disgusto» e «ira» son bastante más frecuentes que las positivas.

Deja una respuesta