Lula da Silva sube en las encuestas y roza la victoria en primera vuelta

Lula aventaja a Bolsonaro con un 47% de apoyos frente al 33% que cosecha el líder ultraderechista, según la encuesta de ‘Datafolha’ Leer

Lula da Silva sube en las encuestas y roza la victoria en primera vuelta

Lula aventaja a Bolsonaro con un 47% de apoyos frente al 33% que cosecha el líder ultraderechista, según la encuesta de 'Datafolha' Leer

América Latina El manifiesto por la democracia en Brasil reclama respetar las elecciones y frenar a Bolsonaro On the record «Bolsonaro es capaz de intentar dar un golpe de Estado»

Luiz Inácio Lula da Silva, que busca llegar por tercera vez a la presidencia de Brasil, ha recibido un doble impulso en la recta final hacia las elecciones del 2 de octubre: tras ganarse el apoyo público del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, símbolo de la moderación en la política local, las encuestas lo muestran cerca de obtener un 50% que le permitiría ganar en la primera vuelta sobre el actual presidente, Jair Bolsonaro.

«A diez días de la primera vuelta electoral, Lula ha subido dos puntos hasta el 47% y tiene una ventaja de 14 puntos sobre Bolsonaro, que se ha quedado en el 33%. Esto aumentó la posibilidad de que el candidato presidencial gane en la primera vuelta», ha señalado este viernes ‘Folha de São Paulo’ al analizar la encuesta de ‘Datafolha’.

Una encuesta de Ipec, conocida tres días antes, muestra cifras similares a favor de Lula (47 por ciento), e, incluso, menores de Bolsonaro (31).

Para saber más

La clave de la elección pasa por los votos de Ciro Gomes, un socialdemócrata distanciado de Lula que figura tercero y oscila entre el siete y el ocho por ciento, según ambas encuestas. La campaña de Lula apunta a potenciar el voto útil, y, en los últimos días, ha circulado una carta de políticos e intelectuales latinoamericanos que le piden expresamente a Gomes que renuncie a su candidatura porque es inútil y perjudicial.

Con más elegancia, Cardoso ha hecho un guiño favorable a Lula esta semana: «Pido a los electores que voten el 2 de octubre por quienes se comprometen a luchar contra la pobreza y la desigualdad, defienden la igualdad de derechos para todos, independientemente de la raza, el género y la orientación sexual, se enorgullecen de la diversidad cultural de la nación brasileña, valoran la educación y la ciencia y se comprometen a preservar nuestro patrimonio medioambiental, a fortalecer las instituciones que garantizan nuestras libertades y a restaurar el papel histórico de Brasil en la escena internacional».

Aunque es cierto que Cardoso no menciona a Lula ni le da su apoyo directo, en la declaración queda claro su rechazo por Bolsonaro, que ignora las encuestas y asegura no solo que se mantendrá otros cuatro años en el Palacio del Planalto, sino que, incluso, ganará en la primera vuelta sin necesidad de ir a un balotaje el 30 de octubre.

Más allá de los votos que Lula le pueda quitar a Gomes, la batalla se libra, también, a nivel del voto religioso, anclado en la poderosa iglesia evangélica brasileña. ‘O Estado de São Paulo’ ha destacado esta semana un fenómeno novedoso: la cúpula de la Iglesia evangélica impulsa el voto a Bolsonaro, muy fuerte en ese sector, pero se está produciendo cierta rebelión entre las bases más jóvenes, que se inclinan crecientemente a favor de Lula.

El analista político Gerson Camarotti ha señalado en ‘Globo News’ que hay «desánimo» en la campaña del actual presidente y críticas a sus errores en los últimos días.

«Toda la estrategia de la campaña fue disminuir el rechazo a Bolsonaro y así hacerlo más competitivo. Sin embargo, episodios recientes han consolidado el rechazo al presidente, como las agresiones a mujeres periodistas y candidatas, la utilización electoral del funeral de la reina Isabel II y la apropiación política de las celebraciones del Bicentenario de la Independencia. La declaración en Londres, en tono golpista, generó un efecto colateral para la campaña de Bolsonaro, ya que estimuló una intensa movilización en torno al voto útil a Lula, bajo el argumento de que es necesario para defender la democracia».

Deja una respuesta