¿Por qué Colombia no ha ratificado tratado que prohíbe las armas nucleares?

El TPAN es un acuerdo multilateral que impide desarrollar, ensayar y adquirir ojivas atómicas.

¿Por qué Colombia no ha ratificado tratado que prohíbe las armas nucleares?

El TPAN es un acuerdo multilateral que impide desarrollar, ensayar y adquirir ojivas atómicas.

Suechi Kido tenía cinco años cuando Estados Unidos lanzó una bomba atómica sobre Nagasaki. Desde entonces, lucha incansablemente por la abolición de las armas nucleares, inscrita en un nuevo tratado cuyos protagonistas se reúnen esta semana en Viena. 

(Le podría interesar: Riesgo de uso de armas nucleares, el ‘más alto desde la Guerra Fría’)

Alexander Schallenberg, canciller de Austria.

Foto:

EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA

Por primera vez desde su entrada en vigor a inicios de 2021, diplomáticos, activistas y expertos se reúnen de martes a jueves, en plena amenaza rusa, para dar vida a este texto ratificado hasta ahora por 65 Estados (de 86 signatarios).

(Le podría interesar: Armas nucleares, ¿una opción para Moscú ante temor por avance de la Otán?)

«Nunca, desde la Guerra Fría, ha estado tan presente el riesgo de una escalada nuclear», declaró en la apertura de la reunión el ministro austriaco de Asuntos Exteriores, Alexander Schallenberg, evocando una «espada de Damocles que se acerca».

En este contexto belicoso, «no hacer nada es correr hacia la catástrofe. No podemos confiarnos simplemente en la creencia de que eso nunca ocurrirá», dijo a la AFP Jean-Marie Collin, portavoz en Francia de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN).

Un arma nuclear puede destruir una ciudad entera, causar la muerte de millones de personas, y poner en peligro el medio natural y la vida de las futuras generaciones.

Su existencia es una de las preocupaciones más antiguas de las Naciones Unidas, que ha velado por el desarme nuclear mundial desde 1946, cuando estableció una comisión para tratar los problemas relacionados con el descubrimiento de la energía atómica.

Desde entonces, ha creado una serie de tratados multilaterales como el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP), el Tratado de Prohibición Parcial de los Ensayos Nucleares (TPPE), y el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCE), logrando la reducción significativa de este tipo de arsenal en el mundo.

Colombia no es ajena a estos convenios internacionales.

El primero de marzo, la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, aseguró en su intervención ante la Asamblea General extraordinaria de la ONU que, ante las ofensas al derecho internacional en el conflicto de Rusia y Ucrania:

“Debemos considerar es poner en marcha todos los mecanismos existentes para verificar el cumplimiento de los compromisos en materia de desarme de los Estados que poseen armas nucleares”.

Intervención de Marta Lucía Ramírez en Asamblea Extraordinaria de la ONU.

Foto:

Prensa Cancillería

Sin embargo, EL TIEMPO conoció que, aunque en la presidencia de Juan Manuel Santos en 2018, Colombia firmó el Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares (TPAN), un acuerdo multilateral aplicable a escala mundial que prohíbe desarrollar, ensayar, producir, fabricar, adquirir, poseer o almacenar ojivas nucleares, aún no ha hecho el trámite ante el Congreso Nacional para ratificar dicho proyecto.

“Colombia es un país que en este momento está condenando la invasión a Ucrania, pero no es un ejemplo ante los otros países en el tema nuclear”, aseguró Camilo Serna, miembro de ICAN, haciendo un llamado a la coherencia.

El TPAN inició sus negociaciones en la ONU en marzo de 2017 y entró en vigor en la comunidad internacional el 22 de enero de 2021, tras la ratificación de Honduras, el país número cincuenta en adherirse. 

El documento pretende ser «complementario» del Tratado de No Proliferación (TNP), de medio siglo de antigüedad, y establecer un plazo para que las potencias
nucleares se adhieran a él. Pero ninguno de los nueve países con armamento nuclear (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte) ha aceptado firmarlo, ni siquiera asistir a la reunión como observadores.

No obstante, este es un momento crucial para que el resto del mundo siga sumándose al acuerdo, según el experto.

“Entre más países se unan se vuelve más fuerte, y se convierte en una ley internacional que tiene que ser respetada, incluso por aquellos que poseen armas nucleares (…) es muy difícil que podamos hacer algo más que la persuasión. Sin embargo, una herramienta muy fuerte es ponerle un cerco a este armamento como sucedió con las minas antipersonales. La convención de Ottawa hizo que el mundo dejara de producir minas. Hoy ni siquiera los países que no son parte del tratado, como Estados Unidos, las utilizan porque saben que violarían el concepto de la norma internacional”.

Ojiva nuclear submarina W76-1. (Archivo)

Foto:

Reuters

Además, expuso que en Colombia no se han adelantado las gestiones necesarias para la ratificación del mismo por negligencia del Gobierno Nacional.

“Nosotros hemos insistido, hablado con la cancillería, enviado cartas al Presidente de la República, y no han movido un dedo para llevar el Tratado al Gobierno, y mientras no llegue, el Congreso no puede hacer ninguna gestión”.

Sobre esto, voceros de la Cancillería confirmaron que, desde el momento de su firma, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha realizado consultas con el Ministerio de Defensa Nacional con el objetivo de definir la viabilidad política de iniciar el proceso interno conducente a la ratificación del mismo.

“Desde la perspectiva de la cancillería, consideramos que en ese instrumento se plasma un valioso esfuerzo político por parte de un grupo de Estados no poseedores de armas nucleares dirigido a establecer una arquitectura jurídica propicia para la eliminación completa, transparente e irreversible de las armas nucleares. Sin embargo, en la medida en que los Estados poseedores se mantengan al margen de ese sistema, la utilidad real del tratado será por fuerza muy limitada”.

Además, aclararon que Colombia hace parte del tratado de no proliferación desde el 30 de abril de 1986, el cual regula los usos pacíficos de la energía nuclear y el desarme, estableciendo que los Estados no poseedores de armas nucleares se comprometen a no fabricar o adquirir armas nucleares, mientras que los Estados poseedores se comprometen a no ayudar o inducir a ningún Estado no poseedor a fabricar o adquirir de otra manera armas nucleares.

Fotografía de la dimensión de las detonaciones de Hiroshima y Nagasaki, sucedidas el 6 y el 9 de agosto de 1945, respectivamente.

Foto:

AFP

Después de 35 años de declive del arsenal atómico mundial, el contexto actual empuja «a muchas potencias a repensar sus propias estrategias atómicas», según un reciente informe del Sipri.

«Existe el peligro de un retorno a la situación de los años 1950-60, con más actores», dice el diplomático austríaco Alexander Kmentt, que preside la conferencia.

Kmentt considera que el conflicto es una «llamada de atención para alejarse del paradigma de la disuasión nuclear, que es precario y arriesgado».

Las referencias explícitas del presidente ruso, Vladimir Putin, al uso de la bomba atómica «demuestran la fragilidad de este sistema», estimó en una entrevista con AFP este especialista en desarme, uno de los arquitectos del TPAN.

Los países de la Otán se jactan de las virtudes protectoras de su arsenal, pero «en realidad, sus armas han demostrado ser inútiles para evitar la agresión rusa contra Ucrania», coincide Daryl Kimball, director de la Asociación de Control de
Armas, que intervino el lunes en una conferencia de expertos en Viena.

Mientras que Rusia, con su poderío atómico, lidera una ofensiva potencialmente «mucho más peligrosa», advirtió.

Según simulaciones de la Universidad de Princeton (EE. UU.), una escalada nuclear entre la Otán y Rusia actualmente podría «dejar casi 100 millones de víctimas solo en las primeras horas» del conflicto.

CLARA INÉS GONZÁLEZ
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO
REDACCIÓN INTERNACIONAL

*Con información de AFP

Más noticias del mundo:

¿Puede caer el Gobierno de Lasso por protestas indígenas en Ecuador?
Estados Unidos ‘renunciará’ al uso y producción de minas antipersona
Cannabis medicinal en España: Parlamento da primer paso para legalización

Deja una respuesta